La astenia crónica y los problemas para dormir son frecuentes después de un trasplante.