Volver a casa después de un trasplante puede ser emocionante, pero también entraña dificultades.