Los altibajos emocionales son habituales después de un trasplante.