Son pocos los pacientes que desarrollan un segundo cáncer primario varios años después del trasplante.