El trasplante otorga esperanzas de curación, pero el éxito no está garantizado.