La enfermedad de Injerto contra Huésped Cróncia es común después de un trasplante con células de donante. Puede afectar la piel, ojos, boca y/o el hígado.