La EIcH crónica puede afectar la piel, uñas, cabello y glándulas sudoríparas. El tratamiento depende de la severidad y localización de la misma.