La Enfermedad Injerto contra Huésped puede causar sequedad bucal y llagas, sensibilidad a los alimentos y dificultades para comer.