La enfermedad Injerto contra Huésped puede atacar los pulmones. Las pruebas en la función pulmonar ayudan a detectar el problema antes que aparezcan los síntomas.