La EIcH crónica puede afectar el hígado y el tracto gastrointestinal. Los síntomas pueden ser similares a los causados por otros desórdenes del hígado y órganos del tracto gastrointestinal.