La enfermedad Injerto contra Huésped puede afectar los genitales después de un trasplante y tener un impacto sobre la función sexual y la satisfacción.