Ocasionalmente, la enfermedad Injerto contra Huésped puede afectar el sistema nervioso y los músculos, causando dolor y debilidad.