Las Drogas usadas para tratar a pacientes que sufren la enfermedad Injerto contra Huésped suprimen el sistema inmunológico lo que acrecienta el riesgo de infecciones.