La enfermedad Injerto contra Huésped es una complicación común después de un trasplante de médula ósea