Chronic Graft-versus-Host Disease (cGVHD) -Spanish

La EIcH crónica puede afectar la piel, uñas, cabello y glándulas sudoríparas. El tratamiento depende de la severidad y localización de la misma.

Printer-friendly versionPDF version

 Enfermedad Injerto contra Huésped Crónica (EICHc)

La enfermedad crónica de injerto contra huésped es una complicación que se desarrolla en aproximadamente el 50 por ciento de los pacientes trasplantados con células madre de un donante. La EICH crónica no es una complicación para los pacientes que fueron trasplantados con sus propias células madre.

La EICH crónica es diferente de la EICH aguda. Por lo general, se desarrolla más tarde que la EICH aguda y puede afectar más órganos y tejidos.

La mayoría de los casos de EICH crónica son leves o moderados. Sin embargo, del 10 al 15 por ciento de los pacientes desarrollan síntomas que son más graves.

Factores de Riesgo para la EICH Crónica

La EICH crónica ocurre con mayor frecuencia en pacientes que:

 

  • previamente tenían EICH aguda
  • son mayores de edad
  • tuvieron un donante no emparejado o no relacionado
  • se trasplantaron con células madre recolectadas del torrente sanguíneo (células madre de sangre periférica), en lugar de médula ósea o sangre del cordón umbilical
  • son hombres y recibieron células de una donante mujer
  • recibieron células de una donante que había tenido hijos anteriormente

Órganos Afectados por la EICH Crónica

La EICH crónica afecta con mayor frecuencia:

• piel y uñas

• ojos

• boca

• hígado

 

Con menos frecuencia, la EICH crónica afecta:

 

  • pulmones
  • intestinos
  • articulaciones
  • genitales
  • músculos
  • sistema nervioso

Síntomas de la EICH Crónica

Como muchas afecciones, la EICH crónica es más fácil de tratar si se detecta temprano. Póngase en contacto con su médico si desarrolla alguno de los siguientes síntomas:

  • erupción
  • decoloración de la piel
  • tirantez o cambios en la textura de su piel
  • adelgazamiento del cabello
  • cambios en la textura de las uñas
  • ojos secos
  • visión borrosa
  • boca seca persistente
  • sensibilidad bucal a los alimentos o pasta de dientes
  • sequedad, irritación o endurecimiento vaginal
  • irritación del pene
  • náuseas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, pérdida de peso inexplicable
  • tos crónica, sibilancias, falta de aliento
  • dificultad para extender completamente los dedos, muñecas, codos, rodillas o tobillos
  • fatiga
  • fiebre baja

Estos síntomas pueden ser causados por algo diferente a la EICH crónica, pero debe informarlos a su médico de inmediato para que pueda ser evaluado.

Muchos médicos de atención primaria no están familiarizados con los signos y síntomas de la EICH crónica. Pídale a su médico que se comunique con su equipo de trasplante, o llámelo usted mismo, si sospecha que puede estar desarrollando EICH crónica, ya que el tratamiento rápido es importante.

¿Cómo se trata la EICH crónica?

La forma en que su médico maneje su EICH crónica depende de qué órganos y tejidos se vean afectados, la gravedad de los síntomas y el impacto que la EICH crónica tiene en su vida diaria.

Si la EICH crónica afecta solo uno o dos órganos o tejidos, su médico puede elegir una terapia localizada, como una pomada para la piel, para controlar su enfermedad.

Si está afectando a muchas partes diferentes de su cuerpo, o si los síntomas son severos y no se pueden controlar con una terapia localizada, es posible que su médico deba administrarle medicamentos que inhiban su sistema inmunitario, tales como:

• prednisona

• prednisona con ciclosporina

• prednisona con tacrolimus

Si su EICH no responde a estos medicamentos, su médico puede probar otros medicamentos tales como:

  • ibrutinib (Imbruvica®)
  • metotrexato
  • micofenolato de mofetilo (MMF, CellCept®)
  • sirolimus (Rapamune®)
  • fotoféresis extracorpórea (ECP)
  • dosis bajas de interleucina-2
  • ruxolitinib (Jakafi®)

 

Los pacientes con EICH crónica generalmente requieren tratamiento durante tres a cinco años.

Aproximadamente el 15 por ciento requiere tratamiento por un período de tiempo más largo y, en casos raros, puede necesitar medicamentos inmunosupresores de por vida.

Si le diagnostican EICH crónica, es importante que tome su medicamento incluso cuando empiece a sentirse mejor. Suspender su medicamento demasiado temprano puede hacer que su EICH vuelva a agravarse o empeore.

Mire un Video sobre EICH Crónica (40 minutos)

Next Page: Skin GVHD

 

Spanish