EICH en la Piel

La EIcH crónica puede afectar la piel, uñas, cabello y glándulas sudoríparas. El tratamiento depende de la severidad y localización de la misma.

Printer-friendly versionPDF version

La EICH crónica a menudo afecta la piel, las uñas de las manos y de los pies, el cabello y las glándulas sudoríparas. Los síntomas incluyen:

  • sarpullido seco y con picazón
  • una sensación de ardor cuando se expone al sol o al calor
  • una sensación de tensión o de tirón en la piel
  • un cambio en el color de la piel
  • engrosamiento de la piel que puede restringir el movimiento articular
  • piel tensa
  • piel delgada que se rasga fácilmente

La EICH cutánea también puede causar:

  • uñas de las manos y de los pies quebradizas o partidas
  • pérdida o adelgazamiento del cabello
  • cambios en el color o la textura del cabello
  • rigidez articular
  • contracturas (acortamiento o endurecimiento de músculos y tejidos conectivos)
  • piel tensa alrededor de la boca, lo que dificulta su apertura
  • incapacidad para sudar o manejar el calor durante largos períodos de tiempo, debido a daño en las glándulas sudoríparas
  • dificultad para respirar, debido a piel apretada en el pecho
  • sensación de rápida saciedad porque el abdomen está tenso
  • estiramiento del tejido debajo de la piel (la fascia) que puede parecer celulitis

Los corticosteroides o la pomada de tacrolimus aplicados directamente sobre la piel pueden aliviar los síntomas. Si la piel tensa restringe el movimiento de las articulaciones, la fisioterapia puede ayudar.

Si la EICH en la piel está causando rigidez o contracturas en las articulaciones (acortamiento del tejido muscular), su médico puede recomendar un masaje de tejido profundo o ejercicios de estiramiento para mejorar su rango de movimiento.

La fotoféresis extracorpórea (ECP) es otro tratamiento para la EICH de la piel. Este procedimiento, que no está disponible en todos los centros de trasplante, elimina algunos glóbulos blancos del paciente, los mezcla con psoraleno y los expone a la luz ultravioleta. Las células se vuelven a infundir en el paciente. Encuentre un hospital que ofrezca ECP.

Si alguna vez ha tenido EICH en la piel, es importante proteger su piel de la exposición al sol.

La EICH en la piel puede aumentar su riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Cuando esté afuera, use un sombrero, mangas largas y pantalones. Use un protector solar fuerte (SPF30 o superior) en cualquier piel expuesta. Tenga en cuenta que los rayos del sol pueden ser tan dañinos en un día fresco y nublado como en un día caluroso y soleado.

Empresas como Sun Precautions® y Coolibar® ofrecen ropa protectora contra el sol que puede ayudar a proteger su piel de los dañinos rayos ultravioleta del sol. Los creadores de RIT Dye fabrican SunGuard™, un aditivo de detergente para la ropa que agregará bloqueador solar a su ropa diaria.

Mire un Video sobre EICH en la piel (42 minutos)

Next Page: Eyes and GVHD

Spanish