El Sistema Nervioso, los Músculos y la EIcH

Ocasionalmente, la enfermedad Injerto contra Huésped puede afectar el sistema nervioso y los músculos, causando dolor y debilidad.

Printer-friendly versionPDF version

El Sistema Nervioso y la EICH

A veces, la EICH crónica afecta el sistema nervioso. Los síntomas pueden incluir:

  • entumecimiento o una sensación dolorosa y de hormigueo en sus manos y/o pies
  • un dolor punzante en sus manos y/o pies
  • falta de coordinación

Estos problemas, causados por daño nervioso, se llaman neuropatía. Dependiendo de la gravedad, la neuropatía se puede tratar con:

  • un medicamento tópico como un parche o gel de lidocaína
  • medicamentos orales como amitriptilina, gabapentina o pregabalina
  • terapia física y ocupacional
  • remojar los pies en agua fría
  • terapia de masajes
  • acupuntura

Informe a su médico si tiene síntomas de neuropatía. Una consulta con un neurólogo puede determinar el mejor tratamiento para usted.

Si la neuropatía afecta sus pies:

  • lávese los pies diariamente con agua tibia y un jabón sin perfume
  • inspeccione sus pies diariamente por cortes, contusiones, grietas y otros cambios que requieran atención
  • use zapatos y zapatillas resistentes en todo momento
  • no aplique calor directo a sus pies y piernas
  • evite caídas manteniendo su área de vida libre de desorden y superficies resbaladizas
  • considere usar pasamanos, bastones y otros dispositivos de asistencia para ayudar a mantener el equilibrio

Haga clic aquí para obtener más información sobre el manejo de la neuropatía después del trasplante.

Los Músculos y la EICH

En casos raros, la EICH crónica puede causar debilidad muscular. Su médico realizará una prueba para ver si otros problemas de salud o la EICH son responsables del problema.

Los medicamentos que inhiben el sistema inmunitario pueden usarse para controlar la EICH muscular.

Next page:  Infection and GVHD

Spanish