Enfermedad de Injerto contra Huésped Crónica (EIcHc)

La enfermedad de Injerto contra Huésped Cróncia es común después de un trasplante con células de donante. Puede afectar la piel, ojos, boca y/o el hígado.

Printer-friendly versionPDF version

Enfermedad Injerto contra Huésped Aguda (EICHa)

Aproximadamente el 30-40 por ciento de los pacientes que se trasplantan con células de un donante relacionado desarrollan EICH aguda. Aproximadamente el cincuenta por ciento de los pacientes que se trasplantan con células de un donante no relacionado desarrollan EICH aguda.

La EICH aguda generalmente ocurre durante los primeros tres meses después del trasplante, aunque también puede ocurrir más tarde.

El riesgo de desarrollar GVHD aguda es más alto en pacientes que fueron trasplantados con un donante no compatible o no relacionado.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo incluyen:

• irradiación corporal total antes del trasplante

• una donante femenina para un paciente masculino

• el tipo de medicamentos utilizados para prevenir la EICH aguda

Prevenir la EICH Aguda

Para reducir el riesgo de desarrollar EICH aguda, a los pacientes generalmente se les dan medicamentos comenzando uno o dos días antes del trasplante, tales como:

• ciclosporina y metotrexato

• tacrolimus y metotrexato

• ciclosporina y micofenolato de mofetilo (MMF)

• tacrolimus y sirolimus

• globulina antitimocítica (ATG)

Estos medicamentos inhiben su sistema inmunitario, lo que dificulta que las células del donante ataquen sus órganos y tejidos. Es posible que deba continuar tomando estos medicamentos durante varios meses después del trasplante. Su médico puede darle medicamentos adicionales después del trasplante, como ciclofosfamida, para reducir aún más el riesgo de desarrollar EICH.

En algunos centros de trasplante, las células T que causan EICH se eliminan de las células del donante antes del trasplante. Este procedimiento se llama agotamiento de células T.

Aunque el agotamiento de las células T reduce el riesgo de desarrollar EICH, puede aumentar el riesgo de recaída o infección en algunos pacientes. Los investigadores están explorando si eliminar un subconjunto de células T de las células del donante protegerá a los pacientes contra la EICH sin aumentar el riesgo de recaída o infección.

Síntomas de EICH Aguda

En la mayoría de los pacientes, la EICH aguda afecta primero la piel. Puede causar:

• un sarpullido leve en la espalda, los hombros, las orejas o el cuello

• sarpullido en las palmas de las manos o las plantas de los pies

El sarpullido puede parecerse a una quemadura solar con descamación o ampollas, o puede sentirse como un sarpullido por calor y eventualmente puede extenderse.

La EICH aguda también puede afectar el tracto gastrointestinal causando:

• dolor estomacal e intestinal

• diarrea acuosa o con sangre

• náuseas y/o vómitos persistentes

• pérdida de apetito o sensación de saciedad después de comer solo un poco

Si la EICH aguda afecta el hígado, puede causar:

• niveles elevados de enzimas hepáticas

• ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos)

• orina oscura

Informe a su médico de inmediato si desarrolla una erupción cutánea u otros síntomas de EICH aguda. Aunque estos síntomas pueden ser causados por otros problemas de salud, la detección temprana y el tratamiento de la EICH aguda es importante para prevenir otras complicaciones graves.

Tratamiento para la EICH Aguda

Si desarrolla EICH aguda, medicamentos como la prednisona o la metilprednisolona pueden ayudar a controlar la enfermedad. Si su EICH no responde a estos medicamentos, su médico puede probar otros tratamientos como:

• globulina antitimocítica

• sirolimus

• micofenolato de mofetilo

• fotoféresis extracorpórea

La fotoféresis extracorpórea es un procedimiento que elimina los glóbulos blancos del paciente, los mezcla con un medicamento llamado psoraleno y los expone a la luz ultravioleta. Las células se vuelven a infundir en el paciente.

Su médico también puede recomendarle que se inscriba en un ensayo clínico que esté probando una nueva terapia para la EICH aguda.

Es importante continuar tomando sus medicamentos para la EICH aguda, incluso si se siente mejor.

Su médico comenzará a disminuir la dosis de los medicamentos una vez que parezca que su EICH aguda está bajo control. Sin embargo, es posible que la EICH aguda regrese o empeore durante el proceso de disminución gradual. Es posible que deba continuar con los medicamentos durante un período de tiempo más largo hasta que la enfermedad ya no esté activa.

Next Page: Chronic Graft-versus-Host Disease (cGVHD)

Spanish