Enfermedad de Injerto contra Huésped Crónica

La enfermedad de injerto contra huésped crónica es una complicación común después de un trasplante con células de un donante (trasplante alogénico).

Printer-friendly versionPDF version

La EICH crónica es diferente a la EICH aguda. Aunque puede ocurrir en cualquier momento, por lo general se desarrolla más tarde que la EICH aguda y puede afectar a más órganos y tejidos.

La mayoría de los casos de EICH crónica son leves o moderados. Sin embargo, entre el 10 y el 15 por ciento de los pacientes desarrollan síntomas que son más graves.

Los pacientes con EICH crónica generalmente requieren tratamiento durante tres a cinco años. Aproximadamente el 15 por ciento de los pacientes requieren tratamiento por un período de tiempo más largo y, en casos raros, pueden necesitar medicamentos inmunosupresores de por vida.

Factores de Riesgo

La EICH crónica ocurre con mayor frecuencia en pacientes que:

  • previamente han tenido EICH aguda
  • son mayores
  • fueron trasplantados con células de donante no emparentado o de donante que no era perfectamente compatible
  • se trasplantaron con células madre extraídas del torrente sanguíneo (células madre de sangre periférica) en lugar de médula ósea o sangre del cordón umbilical
  • son masculinos y recibieron células de una donante femenina
  • es un hombre o una mujer que recibió células de una donante que había tenido hijos anteriormente

Órganos Afectados

La EICH crónica afecta con mayor frecuencia a:

  • piel y uñas
  • ojos
  • boca
  • hígado

Con menos frecuencia, la EICH crónica afecta a:

  • pulmones
  • intestinos
  • articulaciones
  • genitales
  • músculos
  • sistema nervioso

Tratamiento 

La forma en que su médico maneje su EICH crónica depende de qué órganos y tejidos estén afectados, la gravedad de los síntomas y el impacto que la EICH crónica tenga en su vida diaria.

Si la EICH crónica afecta solo a uno o dos órganos o tejidos, su médico puede elegir una terapia localizada, como un ungüento para la piel, para controlar su enfermedad.

Si está afectando muchas partes diferentes de su cuerpo, o si los síntomas son graves y no pueden controlarse con una terapia localizada, es posible que su médico deba administrarle medicamentos que deprimen su sistema inmunitario (terapia sistémica), como:

  • prednisona
  • prednisona con ciclosporina
  • prednisona con tacrolimus
  • sirolimús​

Si su EICH crónica no responde a estos medicamentos, su médico puede probar otros medicamentos como:

  • ibrutinib
  • ruxolitinib
  • belumosudil
  • metotrexato
  • micofenolato de mofetilo
  • olimússir
  • fotoféresis extracorpórea
  • interleucina-2 en dosis baja
  • abatacepto

Si le diagnostican EICH crónica, es importante que tome sus medicamentos incluso cuando empiece a sentirse mejor. Dejar de tomar su medicamento demasiado pronto puede hacer que su EICH se recrudezca o empeore.

¡Hágase cargo!

Debido a que la EICH crónica generalmente se desarrolla más de 100 días después del trasplante cuando ya no tiene visitas semanales con el equipo de trasplante, es importante que examine su cuerpo semanalmente para detectar signos de EICH.

  • Inspeccione cuidadosamente su boca, ojos, piel, articulaciones y genitales para detectar cualquier cambio.
  • No ignore los cambios sutiles. Informe cualquier cosa inusual a su médico de inmediato.
  • No tenga miedo de hacer preguntas. Si nota un cambio, no asuma que no es nada de qué preocuparse. Pregúntele a su equipo de atención para estar seguro.

Mire este video sobre la EICH crónica. Haga clic aquí para leer la transcripción. 

(Para ver esta página en inglés haga clic aquí).

Siguiente página: EICH en la Piel

Actualizado en Agosto 2022

Spanish