Enfermedades tratadas mediante trasplante

Hay más de 100 enfermedades para las que un trasplante de células madre puede ser una opción terapéutica.

Printer-friendly versionPDF version
Spanish

Los trasplantes de células madre sanguíneas se utilizan principalmente para tratar a pacientes con:

  • mieloma múltiple;
  • leucemia;
  • linfomas no hodgkinianos;
  • linfoma de Hodgkin;
  • síndrome mielodisplásico (SMD);
  • trastornos mieloproliferativos, como la mielofibrosis;
  • anemia aplásica grave.

Los trasplantes de células madre sanguíneas también pueden ser una opción terapéutica para los pacientes con:

  • trastornos genéticos o hereditarios, como la anemia drepanocítica o la talasemia;
  • inmunodeficiencias, como el síndrome de Wiskott-Aldrich o la IDCG;
  • tumores sólidos, como un neuroblastoma;
  • enfermedades autoinmunitarias, como la esclerosis múltiple.

No todos los pacientes que tienen estas enfermedades necesitan un trasplante. Los trasplantes de células madre sanguíneas suelen reservarse para pacientes:

  • que presentan un riesgo elevado de recidiva (vuelta de la enfermedad) después de un tratamiento menos invasivo;
  • que han experimentado una recidiva;
  • cuya calidad de vida puede mejorarse mediante un trasplante de células madre sanguíneas.

Siguiente página: Preparación para el trasplante