Complicaciones a largo plazo después de un trasplante

Infórmese sobre las complicaciones que pueden surgir meses o años después del trasplante y sobre cómo se abordan.

Printer-friendly versionPDF version
Spanish

Algunas de las complicaciones asociadas con un trasplante de células madre no son evidentes hasta transcurridos varios meses o incluso años desde el tratamiento. La mayoría desaparece con el tiempo, pero otras pueden ser permanentes y necesitar atención a largo plazo.

Efectos a largo plazo de un trasplante

De los efectos a largo plazo de un trasplante, cabe destacar:

  • enfermedad crónica injerto contra huésped (si se le trasplantaron células de un donante);
  • problemas de aprendizaje, memoria y atención;
  • astenia crónica;
  • trastornos del sueño;
  • problemas sexuales;
  • infertilidad;
  • cataratas.

En ocasiones, los pacientes experimentan:

  • problemas para respirar;
  • neuropatía periférica (entumecimiento y hormigueo en las manos y los pies);
  • problemas dentales;
  • problemas musculares u óseos;
  • problemas cardíacos;
  • trastornos renales;
  • segundos cánceres primarios.

Nadie experimenta todas estas complicaciones. El riesgo de desarrollar problemas después de un trasplante dependerá de la enfermedad, el tipo de trasplante realizado, su edad y los antecedentes terapéuticos previos. Muchas complicaciones son evitables con una evaluación adecuada y medidas preventivas.

Eche un vistazo a esta presentación sobre las complicaciones que pueden surgir a largo plazo después de un trasplante con las células de un donante (trasplante alogénico).

 

 

Eche un vistazo a esta presentación sobre las complicaciones que pueden surgir a largo plazo después de un trasplante con sus propias células (trasplante autólogo).

 

 

Obtenga más información sobre las complicaciones a largo plazo que pueden surgir después de que un niño se someta a un trasplante de médula ósea, células madre o sangre de cordón umbilical.

 

Siguiente página: Problemas de aprendizaje y memoria