Donantes emparentados

Dar una segunda oportunidad en la vida a un ser querido es emocionante, pero debe prepararse para cualquier resultado.

Printer-friendly versionPDF version
Spanish

Es posible que experimente muchas emociones si se le solicita donar médula ósea o células madre para un familiar. La mayoría de los donantes se alegran de poder ayudar a un ser querido. A pesar de ello, los donantes emparentados tienen inquietudes legítimas acerca de cómo afectará el proceso de donación a su propia salud, tanto a corto como a largo plazo.

Prueba de antígenos leucocitarios humanos (HLA)

Para determinar si puede o no ser donante para un ser querido, deberá hacerse la prueba de antígenos leucocitarios humanos o HLA.

  • La prueba de HLA analiza los marcadores genéticos de los glóbulos blancos.
  • Si dichos marcadores son similares a los de las células del paciente, es posible que pueda actuar como donante.
  • No es necesario que tenga el mismo tipo de sangre que el paciente para ser donante.

La prueba de HLA es simple. En algunos casos, todo lo que se necesita es un hisopado de las células del interior de la mejilla. A continuación, la muestra se envía a un laboratorio especial para su análisis.

Algunos centros de trasplante piden a los posibles donantes emparentados una muestra de sangre, en lugar de un hisopado de la mejilla, para que puedan hacer pruebas adicionales y determinar la compatibilidad. Si no vive cerca del centro de trasplantes del paciente, deberá encontrar una institución local que le extraiga la sangre necesaria para la prueba de HLA. Si tiene problemas para encontrar un laboratorio para la extracción de sangre, hable con el centro de trasplantes del paciente o llame por teléfono a BMT InfoNet al 888-597-7674 para pedir ayuda.

Problemas de salud que pueden afectar a su capacidad para donar médula ósea o células madre

Además de las pruebas que se realizan para averiguar el tipo de HLA, el equipo del trasplante le evaluará para detectar diversos problemas de salud que podrían afectar a su capacidad para actuar como donante. Se incluyen los antecedentes de:

  • sida/VIH;
  • artritis aguda, como la artritis reumatoide;
  • asma grave;
  • enfermedades autoinmunitarias, como esclerosis múltiple, lupus generalizado, síndrome de fatiga crónica o fibromialgia;
  • afecciones o cirugías en la espalda, la cadera, el cuello o la columna;
  • enfermedades hemáticas, como hemofilia o anemia aplásica, o antecedentes de más de un coágulo de sangre venoso profundo;
  • problemas respiratorios, como enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfisemas, apnea del sueño o fibrosis quística;
  • cáncer;
  • depresión u otros problemas de salud mental;
  • diabetes;
  • epilepsia;
  • cardiopatías, infartos de miocardio o antecedentes de intervenciones de corazón;
  • ictericia derivada de una mononucleosis o un citomegalovirus (CMV);
  • nefropatías;
  • hepatopatías, como hepatitis, cirrosis o enfermedad de Wilson;
  • enfermedad de Lyme;
  • trasplante previo de órgano o tejido;
  • embarazo;
  • tuberculosis;
  • problemas con la anestesia general o local.

Algunos de estos problemas no lo descartarán necesariamente como donante, pero deberá hablarlo bien con su médico.

Procedimientos médicos para obtener médula ósea y células madre

La intervención médica a la que se someterá se describe en la sección Cómo se obtienen la médula ósea y las células madre de nuestro sitio web. En la mayoría de los casos, la intervención tendrá una repercusión mínima a corto plazo en su salud.

Sin embargo, como sucede con todas las intervenciones médicas, hay una pequeña posibilidad de que experimente efectos secundarios más graves.

Antes de que acepte donar, deberá someterse a una exploración física para determinar si la donación es segura para usted.

Asegúrese de indicar al médico sus antecedentes médicos completos, incluidas las enfermedades y cirugías que haya tenido anteriormente, incluso aunque crea que no son importantes, y sus afecciones médicas actuales.

En la mayoría de los centros de trasplante, el médico y el enfermero que exploran y entrevistan al donante no son los que lo hacen con el paciente.

¿Quién paga las facturas médicas del donante?

En muchos casos, el seguro del paciente cubrirá el coste de las pruebas y de la obtención de médula ósea o células madre sanguíneas de los donantes. Sin embargo, este no siempre es el caso. Rara vez el seguro médico del donante cubre estos gastos.

Depende del centro de trasplante coordinar con el paciente cómo se cubrirán estos costes. Algunas de las organizaciones que se recogen en la sección Ayuda financiera y recaudación de fondos de nuestro Directorio de recursos pueden estar dispuestas a donar fondos para ayudar si el seguro del paciente no cubre los gastos del donante.

Pregunte qué implica ser donante de médula ósea o células madre e infórmese sobre los posibles resultados

Es normal que los donantes se muestren reacios a hacer muchas preguntas al equipo médico sobre lo que implica ser donante. Todos quieren ayudar a que el paciente mejore y a veces sienten que están siendo egoístas al hacer preguntas sobre su propia salud o al buscar ayuda si tienen dudas o inquietudes.

Es importante que recuerde que usted también es un paciente. Su salud y bienestar son tan importantes como los del paciente. Tiene derecho a obtener respuestas a todas sus preguntas e inquietudes.

Una pregunta muy importante que los donantes suelen olvidarse de hacer es "¿Salvaré la vida de mi ser querido si dono médula o células madre?".

En la mayor parte de los casos, la respuesta es "Tal vez".

Si es el mejor candidato a donante, le está dando a su ser querido una segunda oportunidad en la vida. Aunque sea un donante perfectamente compatible, hay muchos otros factores que determinarán si el trasplante será satisfactorio o no.

En la mayoría de los casos, las células se injertarán en el paciente y comenzarán a producir glóbulos sanguíneos sanos y nuevos. Si mide el éxito de esta forma, la gran mayoría de los trasplantes son satisfactorios.

Sin embargo, la probabilidad de éxito a largo plazo también dependerá del diagnóstico, la fase de la enfermedad, la edad, la salud general y los tratamientos previos del paciente. Los problemas que pueden producirse después de un trasplante, como infecciones, daños en los órganos o enfermedades graves injerto contra huésped pueden afectar a la supervivencia. En algunos casos, la enfermedad volverá varios meses o años después del trasplante.

Es mejor tener una conversación sincera con el médico sobre todos los resultados posibles antes de que tenga lugar el trasplante.

Muchos donantes asumen que la cura está garantizada si donan sus células madre y luego se conmocionan si el paciente desarrolla complicaciones graves o fallece. Prepárese para cualquier resultado, de modo que pueda afrontar mejor la situación en caso de que surjan problemas.

Retos emocionales para los donantes emparentados

Aunque puede ser emocionante tener la posibilidad de dar a un ser querido una segunda oportunidad para vivir, también puede ser estresante.

  • Muchos donantes se preguntan qué pueden hacer para mejorar sus células madre.
  • A algunos les preocupa que si el trasplante no es exitoso será su culpa.

No hay nada que pueda hacer para fortalecer o mejorar sus células madre. Lo único que puede hacer es comer bien, dormir lo suficiente y asegurarse de estar sano como para donar médula ósea o células madre cuando llegue el momento.

Aunque muchos de los factores que determinan el éxito de un trasplante se escapan de su control, cabe la posibilidad de que se sienta responsable por el resultado. Esto puede ser una carga emocional muy grande.

Puede resultarle útil hablar sobre sus sentimientos con un orientador o con otra persona que haya sido donante de un ser querido. Es posible que el hospital del paciente tenga trabajadores sociales que puedan ayudarle a resolver estas inquietudes. El Programa Caring Connections de BMT InfoNet puede ponerle en contacto con otras personas que hayan sido donantes.

Preste atención a sus sentimientos. Es normal que se sienta ansioso, temeroso, responsable del resultado o dubitativo sobre si desea donar o no. Es importante que exteriorice todos estos sentimientos a otras personas.

¿Qué sucede si no quiero ser donante?

En ocasiones, los familiares prefieren no donar. Es posible que:

  • les preocupe su propia salud;
  • estén presionados por su cónyuge para no donar;
  • tengan una afección médica que no les permita donar y no quieran que el resto de sus familiares lo sepan.

Si se siente reacio a donar, analice sus inquietudes de manera sincera y confidencial con su médico. Pregunte si el paciente tiene otras opciones si usted decide no donar.

Si decide no donar, el equipo médico podrá indicar a su ser querido que usted no puede donar sin explicar el motivo.

Muchos resultados posibles

No hay forma de predecir con certeza si el trasplante será exitoso o no. Lo que queda realmente claro es que usted, como donante, no es responsable del resultado. Usted hizo todo lo que estaba a su alcance al donar médula o células madre. El resto de los factores que contribuyen al éxito del trasplante está fuera de su control.

Sea optimista pero prudente al donar médula o células madre. Espere lo mejor, pero prepárese para cualquier contratiempo. Con suerte, su ser querido tendrá muchos más años de vida.

Eche un vistazo a esta presentación sobre donantes emparentados

Siguiente página: Donantes no emparentados