Volver a casa

Volver a casa después de un trasplante puede ser emocionante, pero también entraña dificultades.

Printer-friendly versionPDF version
Spanish

Si vive cerca del centro de trasplante, podrá volver a casa cuando reciba el alta hospitalaria, siempre y cuando se trate de un ambiente seguro para usted. Si vive lejos del centro de trasplante, deberá quedarse en un alojamiento temporal para facilitar las visitas de revisión, que se llevarán a cabo en las consultas hasta que esté lo suficientemente fuerte como para volver a casa.

Cuando esté en casa, el encargado de su cuidado diario será el familiar cuidador. La atención sanitaria será responsabilidad de su hematólogo, oncólogo o médico de atención primaria.

Protocolo asistencial posterior al trasplante

Cuando pueda volver a atenderle el médico local, el centro de trasplante le suministrará el protocolo asistencial posterior al trasplante al que deberán ajustarse tanto usted como el médico.

Todos los profesionales sanitarios que le atiendan deberán tener una copia del protocolo. El protocolo asistencial posterior al trasplante debe incluir:

  • antecedentes médicos, incluidas la fase de la enfermedad y posibles recidivas;
  • tipo de trasplante: autólogo (con las células del propio paciente) o alogénico (con las células de un donante);
  • fecha, tipo y lugar de cualquier radioterapia recibida, incluidas las que recibiera antes de llegar al centro de trasplante;
  • fecha, dosis y tipo de quimioterapia recibida, incluidas las que recibiera antes de llegar al centro de trasplante;
  • otros medicamentos administrados durante el tratamiento de la enfermedad y que puedan tener consecuencias médicas a largo plazo;
  • cualquier infección grave que se haya desarrollado y cómo se trató;
  • si presentó recidivas después del trasplante y cómo se trataron;
  • posibles efectos a largo plazo de cada tratamiento, incluidos los efectos para la salud mental;
  • lista de medicamentos y alergias;
  • lista de vacunas y calendario de revacunación correspondiente;
  • antecedentes familiares de cáncer o de la enfermedad por la que se sometió al trasplante;
  • detección sintomática de los efectos a largo plazo; tiempo y frecuencia;
  • datos de contacto del personal sanitario del centro de trasplante.

Tanto usted como su médico deben ponerse en contacto con el equipo del trasplante si surgen complicaciones de abordaje complejo.

Una detección y tratamiento rápidos son fundamentales para el abordaje satisfactorio de los problemas derivados del trasplante, así que no dude en recurrir a la experiencia del equipo del trasplante para abordar correctamente la atención a largo plazo.

Siguiente página: Preparación de un hogar seguro