Salud sexual después de un trasplante

Un secreto a voces: dificultades sexuales después del trasplante

 

Printer-friendly versionPDF version
Spanish
Los cambios en la salud sexual derivados de un trasplante son habituales y pueden sorprender tanto al paciente como a su pareja.

No todos experimentan estos cambios, pero de acuerdo con un estudio de Syrjala y cols., casi la mitad de los hombres y un 80 % de las mujeres notificaron una menor actividad sexual cinco años después de un trasplante.

Dificultades sexuales para las mujeres después de un trasplante

La quimioterapia y la irradiación corporal total (TBI) recibidas antes de un trasplante pueden provocar:

  • daños en los ovarios;
  • insuficiencia ovárica prematura (menos frecuente en las mujeres que se someten a un trasplante de intensidad reducida);
  • menopausia prematura;
  • daños en los vasos sanguíneos, que reducen la capacidad de la vagina para estirarse e interfieren en la lubricación.

Por otro lado, la enfermedad vaginal injerto contra huésped puede provocar que el orificio vaginal esté más sensible y duela.

Los problemas que las mujeres suelen notificar después de un trasplante son:

  • disminución de la pasión/libido;
  • disminución de la respuesta física/excitación;
  • dolor durante el sexo;
  • dificultad para alcanzar el orgasmo;
  • cambios en la imagen corporal y en la belleza percibida;
  • preocupación por los gérmenes e infecciones.
Hay varios tratamientos disponibles para abordar algunos de estos problemas, p. ej.:
  • hidratantes vaginales;
  • lubricantes a base de agua o silicona diseñados para las relaciones sexuales;
  • tratamiento de reemplazo hormonal;
  • dilatadores vaginales.

Si desarrolla la enfermedad vaginal injerto contra huésped, pueden resultarle útiles los corticoesteroides con estrógeno administrados por vía tópica. En casos graves, es posible que sea necesaria una intervención quirúrgica.

Analice con su médico o sexólogo estos tratamientos para determinar cuáles pueden ayudarle. La Asociación Estadounidense de Educadores, Orientadores y Sexólogos podrá recomendarle un sexólogo. También puede llamar por teléfono al (202) 449-1099.

Las mujeres que vuelven a tener relaciones sexuales transcurrido menos de un año desde el trasplante tienden a tener menos problemas más adelante.

 

Eche un vistazo a esta presentación sobre la salud sexual de las mujeres después de un trasplante.

Dificultades sexuales para los hombres después de un trasplante

La quimioterapia y la irradiación corporal total (TBI) recibidas antes de un trasplante pueden provocar:

  • disminución de la testosterona (la mayoría de los hombres alcanzan niveles normales en menos de dos años);
  • daños en los vasos sanguíneos pequeños del pene;
  • daños en los nervios con el paso del tiempo.

Además, la enfermedad injerto contra huésped crónica puede afectar a los genitales y producir llagas en el pene.

Algunos hombres notifican ciertos problemas después de un trasplante, p. ej.:

  • menos pasión sexual;
  • problemas para lograr o mantener una erección;
  • dificultad para alcanzar el orgasmo;
  • dolor con la erección y el orgasmo;
  • ansiedad por rendimiento;
  • cambios en la imagen corporal/belleza percibida;
  • preocupación por los gérmenes e infecciones o por lastimar a la pareja.

Ciertos tratamientos pueden mejorar la función sexual de los hombres, entre ellos:

  • tratamiento de reemplazo de la testosterona;
  • fármacos por vía oral para tratar la disfunción eréctil;
  • inyección intracavernosa para aumentar el flujo sanguíneo en dirección al pene;
  • tratamiento transuretral (MUSE), terapia de vacío y prótesis peneana, que pueden ayudar a lograr la erección.

Si experimenta cambios en la salud sexual después de un trasplante, póngase en contacto con un sexólogo. Hay profesionales especializados en ayudar a las parejas a tener una vida sexual satisfactoria. La Asociación Estadounidense de Educadores, Orientadores y Sexólogos podrá recomendarle un sexólogo. También puede llamar por teléfono al 1-804-752-0026.

Eche un vistazo a esta presentación sobre la salud sexual de los hombres después de un trasplante.

Siguiente página: Neuropatía periférica